Opciones de rehabilitación ante un derrame cerebral

El cerebro es uno de los órganos más importantes del cuerpo y cualquier eventualidad que lo afecte, ya sea una patología neurológica o una lesión traumática, suele tener consecuencias graves que cambian diametralmente la vida de la persona y de su entorno.

Uno de los casos más graves es cuando se produce un derrame cerebral o accidente cerebrovascular (ACV), en que este órgano vital deja de recibir nutrientes y oxígeno debido a que el flujo de sangre se detiene. 

Pocos segundos son suficientes para generar consecuencias en quien lo sufre. Por ello, el Ministerio de Salud lo califica como una urgencia tiempo-dependiente, por lo que, mientras antes se reciba atención médica, mayores son las posibilidades de sobrevivir o quedar sin secuelas.

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos explica que existen dos tipos de derrame cerebral:

  • Isquémico: es el más frecuente y ocurre cuando un vaso sanguíneo que envía sangre hacia una zona del cerebro es bloqueado producto de un coágulo, que interrumpe el flujo hacia las distintas áreas cerebrales.
  • Hemorrágico: presenta menor probabilidad de ocurrir, sin embargo, mantiene mayores índices de mortalidad. Se origina cuando se rompe un vaso sanguíneo que se encuentra en la zona cerebral, lo que genera como consecuencia que se produzca un derrame.

 

New Call-to-action

 

Factores de riesgo

Mayo Clinic explica que existen muchos factores que pueden aumentar el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular:

  • Sobrepeso u obesidad.
  • Inactividad física.
  • Beber en exceso.
  • Uso de drogas ilegales.
  • Hipertensión arterial.
  • Fumar cigarrillos o exponerse al humo de segunda mano.
  • Colesterol alto.
  • Diabetes.
  • Apnea obstructiva del sueño.
  • Enfermedad cardiovascular, que incluye insuficiencia cardíaca, defectos cardíacos, infección cardíaca o ritmo cardíaco irregular, como fibrilación auricular.
  • Antecedentes personales o familiares de ACV, ataque cardíaco o accidente isquémico transitorio.
  • Infección por Covid-19.

¿Cómo prevenir un derrame cerebral?

Los expertos de la Clínica Las Condes plantean que la principal forma de prevenir un ACV es con el manejo de los factores de riesgo.

A ello se debe sumar un estilo de vida sana, con control de peso corporal, una dieta balanceada y ejercicio físico, junto con evitar el consumo excesivo de estimulantes como cafeína, bebidas energéticas y drogas ilícitas.

El equipo de neurología de la Clínica Alemana puntualiza que una de cada seis personas en el mundo puede sufrir de un ACV. A las acciones ya mencionadas de prevención se suman el control permanente de enfermedades cardiovasculares como la hipertensión arterial o arritmias, junto con mantener estables el colesterol y la glicemia. 

La actividad física también es crucial para mantener un peso saludable y disminuir los niveles de colesterol y presión arterial. Para los adultos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos recomiendan 2 horas y 30 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada, como caminar a paso rápido, todas las semanas. 

¿Cómo actuar ante un derrame cerebral?

El Ministerio de Salud reporta que en 2021 se registraron 7.501 defunciones por ACV en Chile, lo que equivale a una muerte cada 72 minutos.

Los tres síntomas más comunes de derrame cerebral son:

  • Pérdida de la fuerza en un brazo o en una mitad del cuerpo
  • Parálisis de la mitad de la cara
  • Dificultad para hablar o hacerse entender. 

El Minsal remarca que, frente a la presencia de uno o más de estos tres síntomas, se debe llamar inmediatamente al número de emergencias del SAMU (131) o acudir al servicio de urgencias hospitalario más cercano, para recibir a tiempo el tratamiento que corresponda.

Los beneficios de la terapia de TrainFES

Un ACV deja secuelas van desde la debilidad muscular de un lado del cuerpo hasta la pérdida de la capacidad de tragar. El tiempo es fundamental, por ello el ideal es comenzar una rehabilitación temprana antes que estos problemas se vuelvan crónicos.

TrainFES cuenta con un equipo multidisciplinario de 40 expertas y expertos en kinesiología, fisiatría, terapia ocupacional, fonoaudiología y psicología, que acompañan permanentemente al usuario para lograr los mejores resultados terapéuticos.

Entrenar todos los días, de forma correcta, con apoyo profesional íntegro, y utilizando tecnología como la electroestimulación funcional (FES, por sus siglas en inglés), incentiva la neuroplasticidad, que es la capacidad del cerebro de reaprender ciertos movimientos perdidos tras una lesión.

Tratamientos de un ACV

La terapia de TrainFES ha demostrado los mejores resultados para lograr una rehabilitación de las principales consecuencias de un ACV:

Recuperación motora

La debilidad motora afecta procesos como la marcha, ducharse, alimentarse y distintas actividades de la vida diaria.

De acuerdo a las investigaciones, el sistema FES acompañado por el entrenamiento constante y el control profesional es adecuado para tratar la recuperación motora debido a la pérdida de movimientos funcionales. 

La evidencia generada por TrainFES da cuenta del avance del nivel funcional de 85 pacientes, entre su primera sesión de entrenamiento y el segundo mes de terapia. Se evaluó la capacidad de mantenerse en sedente (sentado), bípedo (que se sostiene sobre los dos pies) o caminando.

En la primera evaluación, 22 de los pacientes lograban el sedente, de los cuales 12 avanzaron al nivel bípedo (72,7%) y 4 a poder caminar (18,2%) durante la segunda toma de pruebas.

La segunda evaluación también mostró que de los 19 pacientes que lograban el bípedo, 10 lograron la marcha (52,6%) y 9 mantuvieron su nivel (47,4%). 

Además, ninguno de quienes tomó la terapia de TrainFES mostró retrocesos.

Deglución y disfagia

En el caso de la pérdida de la capacidad para tragar, TrainFES complementa la terapia fonoaudiológica tradicional con electroestimulación funcional para tratar ese tipo de problemas de deglución y disfagia. Se ha comprobado que la terapia logra mayor respuesta y reduce los tiempos de rehabilitación.

derrame cerebral

Recuperar movimiento y calidad de vida

La metodología TrainFES, que requiere del compromiso y la constancia de los usuarios, le ha mejorado la vida a miles de personas.

“Nueva oportunidad”

Oscar Alday es una de estas personas. Un ACV hemorrágico en 2018, cuando tenía 33 años, lo tuvo cerca de un mes en coma. Al despertar, había perdido la capacidad de mover su brazo y pierna derecha, y el pronóstico fue que no volvería a caminar.

Durante su rehabilitación, aprovechó la tecnología de rehabilitación que, gracias a un dispositivo desarrollado por TrainFES, permite entrenar todos los días sin necesidad de asistir al centro terapéutico.

En la actualidad, ha recuperado gran parte de la movilidad del brazo, puede caminar en su casa y moverse sin usar su silla de ruedas. “Siento emoción porque me dio una nueva oportunidad de volver a caminar, de sentirme que era útil nuevamente, que no era un adorno que me iba a quedar en la casa”, expresa.

“Puedo salir”

Camilo Valdebenito (59 años) sufrió un ACV isquémico en 2017, que le causó una hemiparesia en el lado izquierdo.

Gracias a la capacitación de los profesionales y al uso de la aplicación móvil intuitiva, entrenó a diario aun cuando no tenía sesiones, para mantener una continuidad terapéutica que le brindó los mejores resultados.

“Yo me visto solo, me baño solo, como solo, todo lo hago solo. Puedo salir de mi casa al centro, puedo ir a comprar, al banco, puedo salir para cualquier parte ahora”, comenta Camilo, quien incluso se reintegró al mundo laboral con un emprendimiento.

“Estoy mucho mejor”

Para Viviana Brito (63 años), el programa le permitió recuperar la movilidad luego que un ACV le cambiara la vida hace una década.

El ACV afectó el lado izquierdo y el pie sufrió efectos que la obligaron a usar una órtesis, hasta que el tratamiento de TrainFES le permitió volver a caminar.

“No caminaba o lo hacía muy mal, con el bastón y pie chueco. Ahora ya estoy mucho mejor. En un par de meses empecé a ver cambios significativos con el uso de TrainFES. Hay que seguir con kinesiología y los tratamientos, y esta tecnología es un buen complemento”, valora.

TrainFES es una metodología de neurorehabilitación única en el mundo, que combina el entrenamiento diario con tecnologías innovadoras, para obtener mejores resultados terapéuticos en menor tiempo gracias a la continuidad del tratamiento. 

Así, permite obtener hasta 10 veces más terapias efectivas que con un método convencional, y un potencial de recuperación igual o mejor que en un programa presencial.

New Call-to-action

Quiero más información


    Publicaciones Recomendadas

    ¿Qué es la afasia y cómo se puede tratar?
    08-09-2023

    ¿Qué es la afasia y cómo se puede tratar?

    Las consecuencias de un accidente cerebrovascular (ACV) suelen cambiar la vida de quienes lo sufren, con secuelas que van desde parálisis motora hasta la pérdida de la capacidad de comprender o expresar el lenguaje, es decir, de comunicarse.

    Síndrome de Brown-Séquard y sus opciones de rehabilitación
    12-12-2023

    Síndrome de Brown-Séquard y sus opciones de rehabilitación

    Debilidad o parálisis en un lado del cuerpo y pérdida de sensibilidad en el lado opuesto son algunas de las secuelas del síndrome de Brown-Sequard (BSS), que es una afección neurológica poco común caracterizada por una lesión en la médula espinal.

    ACV: Cómo detectarlo y reaccionar a tiempo
    24-10-2023

    ACV: Cómo detectarlo y reaccionar a tiempo

    Un accidente cerebrovascular (ACV) es una emergencia médica que ocurre cuando se interrumpe el suministro de sangre hacia el cerebro debido a un bloqueo del flujo (ACV isquémico), o cuando existe una hemorragia en el interior de este a causa de la rotura de un vaso sanguíneo (ACV hemorrágico).