TEC: Cómo la rehabilitación ayuda a salir del trance

Todos hemos escuchado alguna vez que alguien tuvo “un TEC”. A veces, agregan que es “cerrado” o “abierto”. Siempre suena a algo muy grave, pero pocos saben realmente qué significa.

La sigla TEC alude a un Traumatismo Encéfalo Craneano. En palabras simples: un daño en el cerebro, producto de una acción traumática en el cráneo.

Quizás la definición más simple es la que entrega la FDA de Estados Unidos. Según esta institución, “un movimiento repentino de la cabeza y el cerebro puede hacer que este rebote o se retuerza en el cráneo”. Como resultado, las células cerebrales se lesionan, vasos sanguíneos se rompen y ocurren cambios químicos que afectan la función cerebral de diferentes maneras.

Como agrega uno de los manuales del laboratorio Merck, Sharp & Dohme (más conocidos como “manuales MSD”), cuando un traumatismo afecta el cráneo, el tejido cerebral se ve alterado temporal o permanentemente. Por eso, al comienzo la mayoría de las personas afectadas pierden el conocimiento por algunos segundos o minutos; a veces sufren amnesia o síntomas de confusión o sufren convulsiones que pueden durar desde una hora hasta el primer día completo. Luego, algunos pacientes recuperan una cierta normalidad, mientras que otros enfrentan alteraciones de consciencia o incluso entran en estado de coma.

 

New Call-to-action

 

Tipos de traumatismo encéfalo craneano

No todos los TEC son iguales. Más allá de espectro de síntomas de diferente gravedad que cada caso tiene, existen dos tipos básicos:

  • Abiertos: este TEC se produce cuando el trauma rompe el cráneo y llega hasta el cerebro. Medline, la biblioteca virtual de las Escuelas de Medicina de Estados Unidos, da algunos ejemplos: tener un accidente automovilístico y salir disparado por la ventana; recibir un disparo en la cabeza.
  • Cerrados: La cabeza se vio afectada por el fuerte impacto de un objeto, pero el cráneo no se rompió. Por lo general, produce una aceleración o desaceleración de la actividad cerebral, produciendo daños que a veces se expresan de manera difusa, por ejemplo, por la rotura de vasos sanguíneos, provocando hemorragias intracerebrales, entre otros problemas.

Consecuencias

Según la FDA, en Estados Unidos cerca del 75% de los casos de TEC (es decir, 3 de cada 4) son leves, lo que significa que solo se producen daños microscópicos. Pero, aun así, pueden enfrentar síntomas de cuidado como:

  • Dolores de cabeza y/o visión borrosa
  • Mareos, vómitos o náuseas
  • Sensación de confusión y zumbido en los oídos
  • Deterioro de la memoria
  • Labilidad emocional
  • Convulsiones

En los casos más graves, con daños macroscópicos, puede haber dificultades para hablar, debilidad en los brazos y piernas y problemas a la hora de articular el pensamiento o enfrentar un proceso de aprendizaje. Lamentablemente, también puede producir la muerte.

Entre las consecuencias más comunes, están:

  • Conmoción. Alteración transitoria y reversible del estado mental. Se da tanto en lesiones abiertas como cerradas. Por ejemplo, se puede perder la memoria, o generar confusión. Dura desde unos minutos hasta 6 horas. Por lo general no deja consecuencias neurológicas permanentes, pero sí temporales. Es muy usual el síndrome posconmoción, que deja a la persona con dificultades de concentración por algunas semanas. En casos graves, puede ser necesaria una cirugía. Por ejemplo, si hay un edema que aumenta la presión intracraneal.
  • Traumatismos de cráneo. El tejido cerebral se lesiona y se trata inicialmente con oxigenación, apoyo respiratorio y control de la presión arterial. En casos graves se recurre a la cirugía y rehabilitación.
  • Contusiones o hematomas cerebrales. Pueden producir edema cerebral difuso con aumento de la presión intracraneal. También pueden crecer con el tiempo y causar deterioro neurológico.
  • Fracturas de cráneo. Pueden no ser de alto riesgo, pero se asocian con una mayor probabilidad de hematomas intracraneales, entre otras problemáticas que van desde hemorragias hasta el infarto cerebral.

En los casos más graves, pueden producirse alteraciones motoras de tipo espástico, pérdidas sensitivas, pérdida de funciones cognitivas, incluso caer en un estado vegetativo persistente.

traumatismo encefalo craneano

¿Por qué ocurren los TEC?

La mayoría de las causas que llevan a que se produzca un TEC son evitables o prevenibles. Por ejemplo:

  •  Caídas, especialmente en adultos mayores y niños pequeños
  •  Accidentes relacionados con medios de transporte (desde atropellos hasta choques)
  • Agresiones en el contexto de una pelea
  • Accidentes relacionados con deportes extremos

¿Cómo sé si necesito rehabilitación? ¿Y qué puedo lograr con ella?

La función neurológica tiende a mejorar durante al menos 2 años tras un traumatismo craneoencefálico, y es más rápida en los primeros 6 meses.

Según el manual MSD, el tratamiento inicial consta de apoyo respiratorio, oxigenación y el control de la presión arterial, todo lo cual ayuda a prevenir nuevas complicaciones. A veces, se necesita cirugía para un mayor control de la presión intracraneana. Y luego, muchos pacientes necesitan rehabilitación.

Ahí es donde la terapia TrainFES puede ayudar.

“La terapia TrainFES se puede usar para optimizar la rehabilitación, principalmente en la afectación del área motora”, explica la doctora Soledad Contreras, Médico Fisiatra.

“Va a ayudar a activar la musculatura que está débil, a mejorar la coordinación de los movimientos, a modular el tono muscular, el control de la pelvis, el poder ponerse de pie, incluso la rehabilitación de la marcha. Podemos usar TrainFES también para trabajar en los trastornos de la deglución, es decir, en las dificultades que tiene una persona para tragar”, agrega.

Según el manual MDS, los mejores resultados en rehabilitación post TEC se obtienen cuando se cuenta con un equipo multidisciplinario que combine fisioterapia, terapia ocupacional y cognitiva, y apoyo en las necesidades sociales y emocionales del paciente. El trabajo con el grupo familiar que ofrece TrainFES, en este sentido, es clave. 

Y no sólo lo anterior es muy importante, sino que también la telerehabilitación puede jugar un papel clave, debido a sus beneficios en términos de continuidad terapéutica.

New Call-to-action

Quiero más información


    Publicaciones Recomendadas

    Principales diferencias entre un ACV isquémico y hemorrágico
    09-03-2021

    Principales diferencias entre un ACV isquémico y hemorrágico

    ¿Por qué es tan importante diagnosticar correctamente el tipo de ACV que una persona tiene?

    Opciones de tratamiento para enfermedades neurodegenerativas
    23-08-2023

    Opciones de tratamiento para enfermedades neurodegenerativas

    Las enfermedades neurodegenerativas pueden ser serias o poner la vida en peligro. Y si bien la mayoría no tiene cura, un adecuado tratamiento puede ayudar a mejorar los síntomas, aliviar el dolor y aumentar la movilidad.

    ¿Qué es la afasia y cómo se puede tratar?
    08-09-2023

    ¿Qué es la afasia y cómo se puede tratar?

    Las consecuencias de un accidente cerebrovascular (ACV) suelen cambiar la vida de quienes lo sufren, con secuelas que van desde parálisis motora hasta la pérdida de la capacidad de comprender o expresar el lenguaje, es decir, de comunicarse.