Biofeedback: señales del organismo para buscar su mejora

La biorretroalimentación de electromiografía (EMG) es el método más investigado, y la evidencia muestra que es eficaz en el tratamiento de muchas afecciones musculoesqueléticas y en la rehabilitación posterior a un accidente cerebrovascular (ACV).

Puede que no lo notemos, pero cuando sentimos dolor, estrés o angustia nuestro cuerpo sufre cambios y es posible que aumente la frecuencia cardíaca, respiremos más rápido y se contraigan los músculos. Si se reducen o se controlan estos efectos se obtendrá el resultado que todos esperamos en momentos de dificultad física, que es sentirnos mejor.

Para ello existe el biofeedback o biorretroalimentación, que es especialmente necesaria en personas con algún grado de parálisis motora o trastornos neurológicos, ya sea por efecto de un accidente cerebro vascular, lesiones cerebrales o medulares o enfermedades neurodegenerativas.

La Clínica Mayo de Estados Unidos define el biofeedback como un tipo de técnica psicosomática útil para controlar funciones corporales como la frecuencia cardíaca, los patrones de respiración y las respuestas musculares. Ello se logra con una conexión a almohadillas eléctricas que ayudan a obtener información sobre el organismo.

La biorretroalimentación ayuda a realizar cambios leves, como relajar los músculos, para disminuir el dolor o la tensión. Al reducir la frecuencia cardíaca y la respiración, puede otorgar un alivio frente al dolor. Pero, además, puede generar habilidades para practicar maneras nuevas de controlar el cuerpo, para mejorar un problema de salud o facilitar las actividades diarias.

Las técnicas de biofeedback, desarrolladas desde los años 60 por la psicología, han demostrado su utilidad y eficacia terapéutica en trastornos neurológicos, neuromusculares, cardiovasculares, gastrointestinales, traumáticos y de estrés, entre muchos otros. 

El desarrollo constante en los campos de la neurociencia y la informática, sobre los que se sustenta el biofeedback, permite que hoy sea una realidad con aplicaciones incluso móviles, que facilitan su uso en programas de rehabilitación como el que presenta TrainFES.

 

New Call-to-action

 

La ayuda del biofeedback para la neurorehabilitación

El biofeedback se ha utilizado durante más de 50 años en la rehabilitación para facilitar patrones de movimiento normales después de una lesión, gracias a su capacidad de proporcionar información biológica a los pacientes en tiempo real, que de otro modo sería desconocida.

La biorretroalimentación de electromiografía (EMG) es el método más investigado, y la evidencia muestra que es eficaz en el tratamiento de muchas afecciones musculoesqueléticas y en la rehabilitación posterior a un accidente cerebrovascular (ACV).

Proporcionar a los pacientes biofeedback durante la rehabilitación puede tener efectos terapéuticos potenciales, ya que les permite obtener el control de los procesos físicos que antes se consideraban una respuesta automática del sistema nervioso autónomo. Con ello, puede mejorar la precisión durante las tareas funcionales, aumentar la participación de la persona en su rehabilitación y posibilitar un monitoreo continuo por parte de los profesionales de la salud.

Aporte en casos de ACV

La editorial de investigaciones científicas Frontiers publicó un estudio que analizó el aporte del biofeedback, combinado con entrenamiento de rehabilitación como fisioterapia, para mejorar la función motora de las extremidades superiores y aliviar el dolor en pacientes con síndrome hombro-mano posterior a un ACV.

El artículo plantea que el biofeedback con estimulación eléctrica promueve la reconstrucción de las células nerviosas no dañadas y el desarrollo de nuevas redes neuronales después de un accidente cerebrovascular.

Entre sus beneficios, uno de los principales es que además de posibilitar la recuperación de los déficits neurológicos después de un ACV, también ayuda a los pacientes a superar la resistencia al entrenamiento inducida por el dolor y los motiva a participar activamente en la rehabilitación, lo que es clave para recuperar el movimiento y avanzar hacia una mejor calidad de vida.

Tecnología para fomentar el movimiento

TrainFES es una metodología de neurorehabilitación única en el mundo, que combina el entrenamiento diario con tecnologías innovadoras para obtener mejores resultados terapéuticos en menor tiempo gracias a la continuidad del tratamiento.

Este tipo de terapia está dirigida a personas con lesiones que afectan al Sistema Nervioso Central (SNC) que involucren algún grado de parálisis, como lesión medular completa e incompleta, accidente cerebrovascular, traumatismo encéfalo craneano (TEC), parálisis cerebral o enfermedades neurodegenerativas.

Entre las innovaciones se encuentra un dispositivo móvil de electroestimulación funcional (FES por sus siglas en inglés), que aplica una técnica terapéutica no invasiva e indolora con corrientes eléctricas de bajo nivel para estimular los músculos paralizados o debilitados, al que se agrega una aplicación para el teléfono o tablet que mantiene el contacto con los terapeutas. Ambas tecnologías fomentan la realización del entrenamiento en el hogar.   

biofeedback

A ellas se suma un sensor inercial de movimiento o IMU, que actúa como biofeedback y sincroniza la electroestimulación con tareas de la vida diaria. 

Con este sensor, la electroestimulación se coordina con actividades cotidianas o movimientos funcionales, tanto para asistirlos como para apoyar el entrenamiento. 

De esta manera, TrainFES cuenta con un biofeedback que es esencial en neurorehabilitación, ya que al evocar movimientos funcionales potencia la plasticidad neuronal, que es la capacidad del cerebro de reaprender patrones motrices, permitiendo reconocer la activación correcta de las actividades funcionales.

Apoyo en el momento preciso

El sensor inercial IMU se ubica en el calzado y permite medir en tiempo real el movimiento del pie que necesita asistencia y, a través de la aplicación, activar los músculos que se encuentren debilitados o paralizados. 

Gracias al biofeedback, la estimulación se entregará en el momento exacto en que la marcha requiera asistencia. Por ejemplo, si la persona tiene una debilidad en el tibial anterior, que es uno de los músculos que levanta el pie del suelo, lo ayudará a dar el paso; o mientras está en el aire en la fase de balanceo, lo mantendrá alineado y bien posicionado para que en el siguiente paso pueda hacer contacto con el talón sobre la superficie que esté caminando. 

El sensor tiene otras aplicaciones, como la sincronización con cicloergómetros, bicicletas o máquinas de remo de interior, para facilitar el entrenamiento en casa y fomentar la continuidad del tratamiento.

De esta forma, con el acompañamiento permanente de los profesionales médicos, la metodología TrainFES permite realizar hasta 10 veces más terapias efectivas que con un método convencional, con un potencial de recuperación igual o mejor que en un programa presencial.

New Call-to-action

Quiero más información


    Publicaciones Recomendadas

    Cómo el FES puede ayudar a la recuperación de pacientes con COVID-19
    09-03-2021

    Cómo el FES puede ayudar a la recuperación de pacientes con COVID-19

    La electroestimulación funcional  está comenzando a ser parte de los tratamientos de quienes han contraído el coronavirus y han sido derivados a una UPC.

    Cómo ayuda FES a distintos problemas de movilidad
    09-03-2021

    Cómo ayuda FES a distintos problemas de movilidad

    Los accidentes cardiovasculares y las lesiones medulares requieren de terapias específicas. La electroestimulación puede adaptarse a cada necesidad.

    6 razones para continuar la rehabilitación desde casa
    09-03-2021

    6 razones para continuar la rehabilitación desde casa

    Gracias a las múltiples opciones tecnológicas que existen, hoy es posible la rehabilitación totalmente remota, desde la evaluación hasta los seguimientos posteriores.