Diferentes tipos de electroestimulación, ¿cuál se ajusta a tu requerimiento?

Desde mediados del siglo XX comenzaron a masificarse innovaciones tecnológicas al servicio de la rehabilitación, una de ellas es la electroterapia. Desde entonces han surgido variados tipos de electro estimulación para escoger, pero ¿qué diferencia existen entre ellos?, ¿se pueden aplicar a cualquier persona?.

Primer debemos tener claro que todos los tipos de electro estimulación se basan en un mismo principio: la aplicación de electricidad sobre el cuerpo para aumentar o disminuir la actividad nerviosa o muscular. La diferencia radica en el objetivo que se quiere lograr y por lo tanto, las zonas del cuerpo sobre las que se trabajará, la intensidad de la corriente y los valores que se deberán configurar para ello. Revisemos las más comunes, sus características y usos:

TENS (Electroestimulación Nerviosa Transcutánea)

Se le conoce también como “electroanalgesia” ya que su objetivo es disminuir el dolor sintomático de una determinada zona del cuerpo. La TENS entrega pulsos eléctricos cuadrados unidireccionales con una corriente monofásica o bifásica. Existen dos tipos de TENS:
1. Convencional, de baja intensidad y alta frecuencia (60-100 Hz).
2. De alta intensidad y baja frecuencia (menos de 10 Hz).

Los TENS bien aplicados no realizan contracción muscular, sino que sólo un cosquilleo que estimulan fibras sensitivas.

Corriente de Kotz (ondas rusas)

Este tipo de electroestimulación tiene como objetivo la potenciación muscular intensa, el aumento del tamaño de los músculos y su resistencia, razón por la que es muy utilizado para entrenamiento deportivo. También es altamente tonificante y últimamente se aplica con fines estéticos. Para esto utiliza corriente de naturaleza bipolar con ondas rectangulares sinusoidales de alta frecuencia.

NMES (Electro Estimulación Neuro Muscular)

Es un tipo de electroestimulación destinado a fortalecer la musculatura, mantener y aumentar la masa y la fuerza muscular y el rango de movimiento en personas sin movilidad. Esto se logra mediante la contracción muscular inducida por los impulsos eléctricos. La intensidad y la frecuencia de la estimulación pueden variar según el nivel de función muscular y la respuesta al tratamiento.

FES (Electro Estimulación Funcional)

Es el tipo de electroestimulación más complejo de los anteriores. Su objetivo no sólo es mantener y fortalecer la musculatura afectada, sino que también generar movimientos funcionales, es decir que cumplan un propósito (como bipedestar, caminar, alcance, prensión, deglución, etc.). Esto se logra mediante la contracción coordinada de los músculos involucrados en los diferentes movimientos. Los equipos más elaborados ofrecen sensores de movimiento que actúan como un biofeedback para el paciente, permitiéndole tomar conciencia de la musculatura estimulada y controlar sus propios movimientos.

La coordinación de las contracciones musculares permite que los movimientos sean similares a su propia biomecánica, por esta razón muchos centros de rehabilitación de alta complejidad están incorporando este tipo de electroestimulación cada vez con mayor frecuencia. Para obtener mayor información sobre las diferentes aplicaciones de FES y sus múltiples beneficios, contáctanos.

Quiero más información







    Publicaciones Recomendadas

    Qué tipos de parálisis cerebral existen
    09-03-2021

    Qué tipos de parálisis cerebral existen

    Este tipo de afección tiene múltiples subclasificaciones, que deben ser abordadas de manera distinta. A continuación te contamos sus características y cómo la electroestimulación puede ayudar en cada caso. 

    ¿Cómo es rehabilitarse con TrainFES desde otro país?
    09-03-2021

    ¿Cómo es rehabilitarse con TrainFES desde otro país?

    Este es el testimonio de María René Zegada, paciente boliviana que vino a Chile para conocer el tratamiento de electroestimulación funcional de TrainFES.

    Cómo ayuda FES a distintos problemas de movilidad
    09-03-2021

    Cómo ayuda FES a distintos problemas de movilidad

    Los accidentes cardiovasculares y las lesiones medulares requieren de terapias específicas. La electroestimulación puede adaptarse a cada necesidad.