Avances en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson

El movimiento constante de las manos en una persona suele ser asociado con la enfermedad de Parkinson, pero ese síntoma tan reconocible es solo uno de los que genera esta patología neurodegenerativa, que también trae consigo rigidez muscular, lentitud en los movimientos voluntarios y dificultad para mantener el equilibrio, además de deterioro cognitivo.

Mayo Clinic explica que el mal de Parkinson es un trastorno progresivo que afecta el sistema nervioso y las partes del cuerpo controladas por los nervios. Sus síntomas aparecen lentamente y el primero puede ser un temblor apenas perceptible en una mano. 

A su vez, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos plantea que se trata de un tipo de trastorno del movimiento que ocurre cuando las neuronas no producen suficiente cantidad de dopamina, una sustancia química importante en el cerebro. 

El Ministerio de Salud señala que el mal de Parkinson es la segunda patología neurodegenerativa más frecuente después del Alzheimer, con tasas de mortalidad de hasta de 100 por 1.000 habitantes en mayores de 80 años, siendo más frecuente en personas de tercera edad y en hombres.

 

New Call-to-action

 

¿Por qué se origina?

Muchos de los síntomas de la enfermedad de Parkinson obedecen a una pérdida de las neuronas que producen dopamina, un tipo de neurotransmisor del cerebro. El descenso de sus niveles causa una actividad cerebral irregular, lo que provoca problemas de movilidad y otros síntomas.

El Manual MSD señala que esta enfermedad se presenta cuando la sinucleína (proteína que ayuda a las células nerviosas a comunicarse) se acumula en varias regiones del cerebro y altera su funcionalidad.

Consecuencias de la enfermedad de Parkinson

Los síntomas de este trastorno suelen presentarse gradualmente, hasta afectar varias funciones del organismo. Entre ellos están:

  • Temblores. Generalmente comienzan en una extremidad, a menudo la mano o los dedos. Puede que el temblor se dé en reposo y disminuya cuando se realice alguna tarea.
  • Lentitud en los movimientos o bradicinesia. Con el tiempo, puede ralentizar los movimientos y hacer que tareas simples resulten complicadas. También es posible dar pasos más cortos o que sea más difícil levantarse de una silla.
  • Rigidez muscular. Puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, generar dolor y limitar la amplitud de movimiento.
  • Deterioro de la postura y el equilibrio. Es posible que la persona adopte una postura encorvada. Además, podría caerse o tener problemas de equilibrio.
  • Pérdida de movimientos automáticos. Es posible que se reduzca la capacidad para realizar actos inconscientes, como parpadear, sonreír o mover los brazos al caminar.
  • Cambios en el habla. Es posible hablar a un volumen muy bajo o muy rápido. Además, el discurso puede volverse más monótono en lugar de seguir los patrones del habla habituales.

Además, pueden presentarse los siguientes síntomas:

  • Dificultad para pensar.
  • Depresión y cambios emocionales. 
  • Problemas de deglución.
  • Problemas para masticar y comer.
  • Problemas para dormir y trastornos del sueño.
  • Problemas con la vejiga.
  • Estreñimiento.

enfermedad de parkinson

Opciones de tratamiento no invasivo

Las medidas generales usadas para tratar la enfermedad de Parkinson ayudan a mejorar el funcionamiento diario de la persona.

Las principales opciones son:

Medidas generales para controlar los síntomas

Ayudan a mantener la movilidad y la independencia. Entre ellas están:

  • Continuar practicando tantas actividades básicas diarias como sea posible
  • Seguir un programa regular de ejercicios
  • Simplificar actividades básicas de la vida diaria, como sustituir por velcro los botones de la ropa.
  • Utilizar dispositivos de ayuda, como tiradores de cierres y abotonadores.

Fisioterapia y terapia ocupacional

Los fisioterapeutas y los terapeutas ocupacionales ayudan a que los afectados aprendan cómo incorporar estas medidas en las actividades cotidianas, y recomiendan ejercicios para mejorar el tono muscular y mantener la amplitud de movimiento. 

Levodopa-carbidopa y otros fármacos

La levodopa, que se administra junto con carbidopa, es el primer fármaco utilizado para tratar la enfermedad. Cuando se mantiene durante largo tiempo, puede tener efectos secundarios y ser menos eficaz. 

Otros fármacos incluyen amantadina y los agonistas de la dopamina (que actúan como la dopamina, estimulando los mismos receptores en las células cerebrales).

La administración de levodopa reduce la rigidez muscular, mejora los movimientos y a menudo disminuye sustancialmente el temblor. 

Tratamiento invasivo: estimulación cerebral

Cuando la enfermedad avanza puede ser necesario hacer una cirugía llamada estimulación cerebral profunda, que consiste en la implantación de electrodos en una parte específica del cerebro. 

Estos electrodos van conectados a un generador instalado en el pecho, cerca de la clavícula, que envía impulsos eléctricos al cerebro. El objetivo es reducir los síntomas, aunque no se cura la enfermedad ni se evita su evolución, explican los expertos de la Clínica Universidad de Los Andes

Esta cirugía puede beneficiar al 10% de los pacientes, específicamente a quienes: sufren la enfermedad al menos hace cinco años, tienen complicaciones motoras e impacto en la vida diaria, cuentan con salud mental y física compatible para realizarse una cirugía de este tipo, y que los síntomas motores tengan una respuesta adecuada a la levodopa.

¿Cómo aporta la electroestimulación funcional?

Las personas que sufren de la enfermedad de Parkinson también pueden optar a la electroestimulación funcional (FES, por sus siglas en inglés), una técnica terapéutica no invasiva e indolora que utiliza corrientes eléctricas de bajo nivel para estimular grupos musculares, y es uno de los pilares de la metodología TrainFES.

Un estudio de viabilidad investigó el efecto de la estimulación eléctrica funcional (FES) combinada de las extremidades superiores e inferiores para reducir la bradicinesia, que genera la ralentización del movimiento o reducción progresiva de su velocidad.

La investigación encontró que el uso de la FES generó mejoras clínicamente significativas en la marcha y la función de las extremidades superiores e inferiores en personas con la enfermedad de Parkinson, lo que representa avances en la calidad de vida y la salud. 

El aporte de TrainFES para pacientes con la enfermedad de Parkinson

Las enfermedades neurodegenerativas pueden ser serias o poner la vida en peligro. Una terapia adecuada puede ayudar a mejorar los síntomas, aliviar el dolor y aumentar la movilidad.

La enfermedad de Parkinson no tiene cura, pero es fundamental contar con un tratamiento temprano, que incluya la máxima tecnología y la guía de medicina física y terapeutas ocupacionales para recuperar movimientos y, con ello, calidad de vida. 

Eso es lo que ofrece TrainFES con su programa de neurorrehabilitación, que además de su avanzada tecnología de electroestimulación funcional, cuenta con una metodología de entrenamiento y continuidad terapéutica a cargo de profesionales expertos.

Como veíamos anteriormente, la evidencia científica confirma que el uso de la FES aporta para mejorar la calidad de vida de los pacientes. 

TrainFES cuenta con un dispositivo móvil de electroestimulación funcional, que facilita el entrenamiento en casa a través de una aplicación para smartphone y una plataforma digital. Así, los usuarios pueden obtener los mejores resultados terapéuticos en menor tiempo gracias a la continuidad del tratamiento.

Además, la metodología presenta un plan de entrenamiento personalizado, que requiere del compromiso del usuario, y el acompañamiento permanente de un equipo multidisciplinario de 40 expertas y expertos en kinesiología, fisiatría, terapia ocupacional, fonoaudiología y psicología.

Si bien los objetivos terapéuticos varían de acuerdo a cada paciente, el entrenamiento aporta para la recuperación de la movilidad y la marcha, reducción de la espasticidad, fortalecimiento muscular, prevención de la atrofia, mejora de la circulación y la función cardiovascular y alivio del dolor, entre otros.

New Call-to-action

Quiero más información


    Publicaciones Recomendadas

    Cómo recuperar funciones frente a trastornos neurológicos
    24-08-2023

    Cómo recuperar funciones frente a trastornos neurológicos

    Dificultades para realizar actividades de la vida diaria como moverse, hablar o incluso tragar son las principales consecuencias de los trastornos neurológicos, que limitan la independencia de las personas y afectan también al entorno familiar encargado de brindar apoyo y acompañamiento.

    Principales diferencias entre un ACV isquémico y hemorrágico
    09-03-2021

    Principales diferencias entre un ACV isquémico y hemorrágico

    ¿Por qué es tan importante diagnosticar correctamente el tipo de ACV que una persona tiene?

    ACV: Cómo detectarlo y reaccionar a tiempo
    24-10-2023

    ACV: Cómo detectarlo y reaccionar a tiempo

    Un accidente cerebrovascular (ACV) es una emergencia médica que ocurre cuando se interrumpe el suministro de sangre hacia el cerebro debido a un bloqueo del flujo (ACV isquémico), o cuando existe una hemorragia en el interior de este a causa de la rotura de un vaso sanguíneo (ACV hemorrágico).