¿Qué es la afasia y cómo se puede tratar?

Las consecuencias de un accidente cerebrovascular (ACV) suelen cambiar la vida de quienes lo sufren, con secuelas que van desde parálisis motora hasta la pérdida de la capacidad de comprender o expresar el lenguaje, es decir, de comunicarse.

Este trastorno es conocido como afasia y, además del habla, puede afectar la forma en que la persona escribe y comprende el lenguaje escrito y oral. A veces también dificulta entender lo que otros están diciendo.

Según explica Mayo Clinic, la afasia suele presentarse después de un ACV, un traumatismo encéfalo craneano o una enfermedad neurodegenerativa que cause un daño progresivo. También puede aparecer a causa de un tumor cerebral de desarrollo lento o una enfermedad que cause daño progresivo y permanente. 

El Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD) de Estados Unidos agrega que la afasia es causada por un daño en las partes del cerebro responsables del lenguaje que, en la mayoría de las personas, están del lado izquierdo. 

 

New Call-to-action

 

A qué diagnósticos está asociada

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos detalla que puede generarse por los siguientes diagnósticos:

  • Accidente cerebrovascular, que es la causa más común.
  • Tumor cerebral.
  • Infección o inflamación cerebral.
  • Lesión cerebral.
  • Otros trastornos cerebrales o enfermedades neurológicas que afectan al cerebro y empeoran con el tiempo, como demencia.

¿Cuáles son sus síntomas?

Cualquier persona puede desarrollar afasia, y la mayoría de los afectados son de edad mediana o mayores. 

Las siguientes conductas son frecuentes en quienes sufren de este trastorno:

  • Hablar con oraciones cortas o incompletas.
  • Decir oraciones sin sentido.
  • Sustituir una palabra o un sonido por otro.
  • Decir palabras irreconocibles.
  • Tener dificultad para encontrar las palabras.
  • No comprender conversaciones de otras personas.
  • No entender lo que se lee.
  • Escribir oraciones sin sentido.
  • Tener dificultad para encontrar las palabras o el fenómeno de “punta de la lengua”.
  • Dificultades con el cálculo
  • No poder repetir un mensaje o una palabra

Tipos de afasia

Existen diversos tipos de Afasia, las de la vertiente expresiva, comprensiva, mixta. Dentro de las Afasias por daño cortical (ocurre un daño en la corteza cerebral) encontramos 5 tipos principales:

  • Afasia expresiva (motora, no fluente o de Broca): sucede cuando se sabe lo que se quiere decir, pero se tienen problemas para expresar o escribir los pensamientos. Se altera la capacidad para producir palabras, pero la comprensión y la capacidad para conceptualizar están relativamente preservadas.
  • Afasia receptiva (sensitiva, fluente o de Wernicke): afecta la habilidad de leer y entender el lenguaje. Se puede escuchar lo que dicen las personas o ver las palabras en un impreso, pero no se le encuentra sentido a lo que se lee o escucha. Los pacientes no pueden comprender las palabras ni reconocer los símbolos auditivos, visuales ni táctiles.
  • Afasia global: es la pérdida de casi toda habilidad lingüística. No se puede hablar, entender el lenguaje, leer o escribir.
  • Afasia anómica: es cuando una persona tiene problemas para utilizar las palabras que corresponden a ciertas cosas, personas, lugares o eventos.
  • Afasias Transcorticales: Pueden ser motora, sensorial o mixta.

¿Cuáles son sus efectos en la vida diaria?

Comunicarse es clave para el desarrollo personal y social. Por ende, cuando esta capacidad se ve mermada, los efectos pueden abarcar todas las actividades cotidianas desde el trabajo, las relaciones interpersonales o el normal funcionamiento diario.

La dificultad para expresar deseos y necesidades puede provocar vergüenza, frustración, aislamiento y depresión. Al mismo tiempo, pueden aparecer efectos como mayores dificultades para desplazarse y problemas con la memoria y el razonamiento.

Opciones de tratamiento

El tratamiento principal para la afasia apunta a la afección que la causa, junto con la terapia del lenguaje. Así, la persona vuelve a adquirir las habilidades del lenguaje y aprende a usar otras formas de comunicarse. Los familiares generalmente participan y ayudan en el proceso.

Algunos factores que influyen en el nivel de mejora incluyen la causa de la lesión en el cerebro, el área que fue dañada y su extensión, junto con la edad y la salud de la persona.

Otro factor que influye es el acceso oportuno a la terapia y la intensidad de esta en las etapas agudas. En etapas más crónicas, es importante la especificidad de la terapia, la intervención en la Actividad y Participación de la persona y el acompañamiento a él/ella y su familia.

afasia enfermedad

La terapia de la afasia tiene como objetivo:

  • Mejorar la capacidad de la persona para comunicarse, ayudándola a usar las habilidades del lenguaje que le quedan.
  • Recuperar lo más posible la capacidad para hablar.
  • Aprender otras formas de comunicación tales como gestos, imágenes o el uso de dispositivos electrónicos. 

Cómo comunicarse con alguien con afasia

Quienes conviven con alguien con afasia pueden adoptar gestos o actitudes que ayudan a mejorar la comunicación, teniendo siempre en cuenta que la contraparte presenta problemas para expresarse y adaptándose a sus capacidades.

Algunos consejos de los expertos son:

  • Hable en lenguaje de adultos, para no hacer sentir a la persona afectada como si fuera un niño. No finja entenderlos si no comprende.
  • Si alguien con afasia no puede entenderlo, no grite. Eso no ayudará, a menos que la persona también tenga un problema de audición. Establezca contacto visual cuando le hable.
  • Haga preguntas de forma tal que le puedan contestar con un simple “sí” o “no”. Cuando sea posible, dé opciones claras de respuesta. 
  • Cuando dé instrucciones, desglóselas en pasos pequeños y simples.
  • Dé tiempo para que la persona entienda. Algunas veces esto puede llevar más tiempo de lo esperado.
  • Estimule a la persona con afasia a usar otras maneras de comunicación como señalar, hacer gestos con las manos, dibujar, escribir lo que quieren decir.
  • Trate siempre de mantener a la persona involucrada en conversaciones. Verifique con ella para constatar que comprenda. No la presione demasiado a entender, ya que esto puede causar más frustración.
  • No intente corregir a la persona con afasia si recuerda algo incorrectamente.

TrainFES: la mejor terapia

Las consecuencias de un accidente cerebrovascular suelen ser graves y con serios efectos en la calidad de vida. Sin embargo, con la rehabilitación adecuada y constancia, es posible obtener una importante recuperación.

Para el paciente puede ser complicado y frustrante el no comunicarse como lo hacía antes, ya que este trastorno no solo afecta el habla, sino también la lectura, escritura o comprensión, entre otras.

La buena noticia es que la neuroplasticidad, que es la potencialidad del sistema nervioso para modificarse y formar conexiones en respuesta a la información nueva, puede ayudar a que las áreas sanas y circundantes del cerebro hagan el relevo y se recuperen funciones.

La investigación ha demostrado que las habilidades del lenguaje y de la comunicación continúan mejorando por muchos años y a veces traen una actividad nueva en el tejido cerebral cerca del área dañada. 

La metodología TrainFES está conformada por entrenamiento funcional, tecnología y acompañamiento permanente para posibilitar el reaprendizaje neuronal de los movimientos perdidos. Pero además, cuenta con un equipo multidisciplinario que incluye a terapeutas ocupacionales y fonoaudiólogos, que son los profesionales que lideran esta rehabilitación.

La terapia ocupacional y la terapia del habla son fundamentales para ayudar a recuperar las capacidades cognitivas afectadas por un ACV u otro problema detonador de la afasia. Es el gold standard para la recuperación y optimización de las habilidades lingüísticas y comunicativas del usuario y su medio. Se encarga de buscar y favorecer la reinserción de la persona en sus contextos: familiar, social y laboral de manera que sus dificultades producto de la afasia u otros problemas de la esfera motora tengan el mínimo impacto posible en su calidad de vida.

Así, al retomar las capacidades de comunicación, el paciente además mejorará la memoria, el procesamiento, la resolución de problemas, las habilidades sociales, el juicio y la conciencia de seguridad.

La terapia fonoaudiológica en TrainFES es altamente específica y puede utilizar herramientas tecnológicas como estimulación cerebral no invasiva. Está diseñada para favorecer la eficacia comunicativa y restaurar, en lo posible, la capacidad de expresión verbal de la persona. También busca acompañar a corto, mediano y largo plazo a los usuarios/as y sus familias. 

New Call-to-action

Quiero más información


    Publicaciones Recomendadas

    La importancia de una vida activa después de una lesión neurológica
    09-03-2021

    La importancia de una vida activa después de una lesión neurológica

    Una lesión de tipo neurológica puede afectar a diversos sistemas de nuestro cuerpo, como las habilidades cognitivas, sensitivas, motoras e incluso el equilibrio.

    ACV: Cómo detectarlo y reaccionar a tiempo
    24-10-2023

    ACV: Cómo detectarlo y reaccionar a tiempo

    Un accidente cerebrovascular (ACV) es una emergencia médica que ocurre cuando se interrumpe el suministro de sangre hacia el cerebro debido a un bloqueo del flujo (ACV isquémico), o cuando existe una hemorragia en el interior de este a causa de la rotura de un vaso sanguíneo (ACV hemorrágico). 

    Por qué usar electroestimulación funcional en el tratamiento de un ACV
    09-03-2021

    Por qué usar electroestimulación funcional en el tratamiento de un ACV

    ¿Cómo puede influir este tratamiento en un paciente que ha sufrido un accidente cerebrovascular?